Autónomo, pon una planta en tu despacho

La naturaleza es sabia: nos lo ha mostrado durante siglos y todavía hoy sigue haciéndolo. Los beneficios de las plantas son fundamentales para nuestra salud, nuestro estado de ánimo y, en general, para mantener una calidad de vida sencilla y natural. Evidentemente, todo esto puede repercutir en la vida profesional de los autónomos que trabajan desde casa.

Una planta en el despacho

La filtración del aire es una de las principales tareas de las plantas gracias a la fotosíntesis: absorben el CO₂ para transformarlo en oxígeno, renovando así la calidad del aire.

Ventajas de tener una planta en el despacho

  1. Humidifica el ambiente. Una planta aumenta la humedad del aire, lo que nos permite mantener nuestra nariz, garganta y piel bien hidratadas. Por ejemplo, un « Philodendron Pertusum » puede aumentar la humedad del aire hasta un 5%.
  2. Reduce el estrés, relaja y sube la moral. Las plantas aumentan el nivel de concentración y de comprensión, y reducen los sentimientos negativos, tales como el miedo o la ira. Varios estudios han demostrado que una persona enferma se recupera más rápidamente y mejor en presencia de flores y plantas.
  3. Filtra la atmósfera. Las plantas son un remedio natural contra la contaminación, ya que absorben los gases nocivos, las partículas químicas, el humo, los microorganismos patógenos y volátiles, así como el polvo y los ácaros. De esta forma, reducen la sensación de cansancio que sentimos cuando el ambiente está cargado.
  4. Reduce el ruido. Aunque parezca increíble, reducen el ruido en espacios cerrados. Podríamos decir que ahogan el sonido.

Poner plantas en nuestra vida tiene una influencia tan positiva que las empresas las colocan en sus espacios de trabajo para aprovechar sus ventajas. ¿Y por qué no hacer lo mismo si somos autónomos y trabajamos desde casa? Varios estudios han demostrado que el trabajo en presencia de plantas reduce el absentismo y aumenta la eficacia y la productividad.

Por todo esto, ¡pon una planta en tu despacho, señor autónomo!

El lugar de trabajo de un autónomo

La llegada de las nuevas tecnologías ha provocado una nueva revolución industrial. Un ordenador con conexión a internet permite desempeñar numerosas profesiones desde cualquier rincón del mundo.

¿Trabajar en la oficina o en casa?

Para los profesionales de la traducción y de la redacción, estas tecnologías permiten elegir el lugar desde donde quieren trabajar. En líneas generales, los autónomos tienen dos posibilidades: trabajar desde casa o alquilar un espacio de trabajo.

Elegir una oficina (o un espacio de Coworking) siempre es una buena opción si anteriormente se trabajaba como empleado en una empresa. De esta forma, la dinámica de la vida profesional no cambia y, además, expandimos nuestras conexiones profesionales y nos permite recibir a los clientes en un entorno adecuado.

Por otra parte, la mayoría de los autónomos deciden trabajar desde casa, lo que permite ahorrar (evitando gastos de alquiler en espacios profesionales), aunque esta vida profesional puede resultar un poco más solitaria.

El autónomo y su lugar de trabajo

Consejos para trabajar desde casa

Uno de los problemas para trabajar desde casa es la ausencia de métodos adecuados para desempeñar correctamente una actividad profesional. Por ello, hoy os damos ciertos consejos que solemos aplicar en FVTraductions.

Despiértate siempre a la misma hora

La rutina permite concentrarse y organizar el día. Además, esto da lugar a que los clientes puedan contactarnos fácilmente, ya que saben a partir de qué hora pueden llamarnos para proponernos nuevos proyectos. El hecho de despertarse todos los días a la misma hora evitará que dejemos pasar una buena oportunidad de crecer.

Organiza tus jornadas laborales

En función de la carga de trabajo, haz un planning para repartir las distintas tareas previstas para cada día y semana. Es evidente, pero a veces es mejor recordarlo.

Vístete como si fueras a la oficina

Es importante quitarse el pijama y vestirse como si fueras a salir de casa. Esto te permitirá cambiar el chip. Y no hagas trampas: no basta con ponerse una camisa y combinarla con el pantalón de pijama.

Crea un entorno de trabajo

Cuatro aspectos fundamentales:

  1. Orden: evita acumular folios y post-its por todas partes.
  2. Iluminación: prioriza la luz natural instalándote cerca de la ventana.
  3. Material: prepara todo el material que necesites para todo el día.
  4. Profesional: intenta separar los espacios de vida profesional y personal.

Haz pausas frecuentemente

Mantener el nivel de concentración durante 8 horas seguidas es inviable. Con el objetivo de asegurar la productividad de tu actividad y el rendimiento, programa tareas rápidas (1h 30 aproximadamente) seguidas de una pausa para tomar un café, comer, enviar mensajes o hacer alguna llamada rápida.

Sé responsable y profesional

Respeta los plazos establecidos y no pierdas el tiempo en otros asuntos. Si cumples con las expectativas de los clientes, conseguirás que vuelvan para proponerte nuevos proyectos.

No olvides mantener el contacto con los clientes para que estén al corriente de la evolución de sus proyectos.

Actualízate constantemente

Aunque tengas muchos proyectos y clientes, siempre es importante actualizarse. Las profesiones de traducción y de la redacción evolucionan diariamente y, en consecuencia, los profesionales deben adaptarse y mejorar constantemente.